Ramsés II Ramsés II Author
Title: LO QUE EL HURACAN SE LLEVO
Author: Ramsés II
Rating 5 of 5 Des:
'Sandy', entre la oportunidad y el fracaso para Obama   El huracán que asoló la costa noreste ha puesto bajo la lupa de los m...
'Sandy', entre la oportunidad y el fracaso para Obama
 
El huracán que asoló la costa noreste ha puesto bajo la lupa de los medios y de los electores la actuación del presidente al tiempo que la capacidad de acción de Romney se reduce.


La aldea por Michael Mathes-AFP
Kattering, Ohio • Barack Obama se empieza a beneficiar de su autoridad como presidente en ejercicio ante la emergencia por la tormenta Sandy, mientras que su rival republicano, Mitt Romney, busca desmarcarse de su condición de espectador. Todo esto a tan solo una semana de las elecciones estadunidenses.

El huracán Sandy, conocido ya como la “sorpresa de octubre”, un evento capaz de remecer la carrera hacia la Casa Blanca, tomó en la actual campaña la forma de un inmenso ciclón postropical, que golpeó con fuerza la costa este estadunidense, dejando decenas de muertos y una estela de destrozos, sobre todo en los estados de Nueva Jersey y Nueva York.

Pero el complejo mecanismo electoral estadunidense y la incertidumbre sobre el escrutinio hacían aún prematuro todo tipo de análisis sobre el potencial impacto de la catástrofe en el resultado de los comicios presidenciales del próximo 6 de noviembre, donde Obama busca la reelección frente al contendiente republicano Romney.

Ambos candidatos se cuidaban ayer de no aparecer queriendo explotar políticamente la tormenta. De todas maneras es imposible hacer campaña electoral, por ejemplo, en el estado de Virginia, donde 120 mil personas seguían sin luz, o en Filadelfia, Pensilvania, donde el apagón afectaba a más de 400 mil habitantes.

“La prioridad es la seguridad y la ayuda a las víctimas”, declaró una persona cercana a Mitt Romney a la AFP. “Las decisiones de la campaña deben tener eso en cuenta”, subrayó.

Pero no hacer campaña rumbo a la presidencia puede costarle el futuro al candidato republicano, en la recta final de una campaña extremadamente cerrada con Obama.

Al contrario del mandatario, Romney sostuvo dos reuniones electorales el lunes.

Una tercera, ayer, en la población de Kettering del estado clave de Ohio, la transformó en un evento de “ayuda” para las víctimas de Sandy y se espera que sea hasta hoy que recorra Florida de norte a sur, por Tampa, Coral Gables y Jacksonville, junto con el ex gobernador del estado, Jeb Bush, hermano del ex presidente George W. Bush.

Además, Mitt Romney tampoco puede atacar frontalmente a
Obama, en momentos en que el presidente muestra una imagen de líder en tiempos de crisis tras el paso de Sandy.

Obama interrumpió su campaña para tomar el mando de las acciones frente a la crisis desde la Casa Blanca. El mandatario demócrata dejó saber ayer que estuvo informado “durante toda la noche” de las novedades y en contacto con las autoridades de los estados más afectados por Sandy.

“Esta tormenta todavía no terminó”, advirtió Obama ayer durante una visita a la sede de la Cruz Roja estadunidense en Washington, agregando que la gente que ha sido afectada por el ciclón debe saber que “Estados Unidos está con ella”.

Para este día, el jefe de Estado de la Unión Americana tiene planeado viajar a Nueva Jersey, el estado más afectado por el huracán Sandy.

Ayer, Barack Obama recibió un inesperado reconocimiento de uno de los principales defensores de Mitt Romney, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.

El gobernador republicano, quien no ha ahorrado críticas contra Obama desde el inicio de la campaña electoral, realizó varias entrevistas a la televisión la mañana de ayer para felicitar al mandatario demócrata por haber “estado a la altura” con su “maravillosa” respuesta ante Sandy.

“Hablé con él tres veces ayer (por el lunes), me llamó por última vez ayer a medianoche, me preguntó qué necesitaba”, dijo Christie a la cadena MSNBC.

“Me importa un comino el día de la elección después de lo que ha pasado aquí. Me preocupa la gente de Nueva Jersey”, añadió el gobernador más tarde a través de un tweet.

Tanto Obama como Romney viajaron rápidamente al estado de Luisiana (sureste) en agosto pasado tras el paso del huracán Isaac, conscientes de las repercusiones negativas que significó para el entonces presidente republicano George W. Bush (2001-2009) el destructivo huracán Katrina en 2005.

Una vez que pase la emergencia, Mitt Romney podría ser cuestionado sobre la posición que mantuvo en junio del año pasado sobre el papel del Estado federal en las catástrofes, cuando el candidato republicano batallaba por convencer a los ultraconservadores de que era uno de ellos.

Durante un debate, Romney puso en duda el papel y el financiamiento de la agencia federal encargada de las situaciones de crisis, la FEMA, unas palabras que han sido vueltas a difundir ayer por varios medios estadunidenses.

“Cualquier ocasión en la que puedas tomar algo del gobierno federal y dárselo a los estados, tomas la dirección correcta. Y si puedes ir más allá y dárselo al sector privado, aún mejor”, aseguró Romney en esa ocasión.

La cobertura electoral ha desaparecido desde el domingo pasado de los grandes medios de comunicación estadunidenses, ocupados de Sandy.

Y mientras los apagones y los cortes de teléfono amenazan con hacer muy difícil la labor de las firmas de las encuestadoras, el impacto de la tormenta sobre el voto anticipado sigue siendo una verdadera incógnita.

WWW.MILENIO.COM
http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/ad73e49d5ec8ee9ed8806986769367ec

About Author

Advertisement

 
Top